En este artículo hemos querido reunir unas cuantas formas de poder ayudar a los animales integrando ciertas acciones en nuestras rutinas diarias, ideales para la gente común que no dispone de mucho tiempo ni dinero extra pero quiere salvar vidas animales y ayudar a preservar su hábitat. Como ya sabréis, no hacen falta grandes acciones o gastar enormes sumas de dinero para generar grandes cambios. Sólo con seguir algunos de estos consejos y prácticas estaréis salvando las vidas de muchos animales de forma directa, así que allá vamos:

#1 Recorta en trocitos las anillas de plástico de las latas

Las anillas de plástico que sujetan los packs de latas son extremadamente letales para los animales, sobretodo para animales marinos y aves. Muchas personas las dejan en la playa, las tiran a la basura o acaban siendo abocadas en ríos, y las anillas de plástico van a parar en casi todos estos casos al mar. Los animales marinos no pueden evitar enredarse en estos aros de plástico y por ello muchos mueren asfixiados o, casi aún peor, creciendo con malformaciones con el plástico alrededor de su cuerpo. Las anillas se enganchan en el cuello de focas y tortugas, o acaban en el estómago de aves marinas que las comen pensando que son alimento. Con tan sólo coger unas tijeras y recortar a trocitos estos aros antes de tirarlos a la basura estaremos salvando muchas vidas. Otra opción también es comprar packs de latas con aros biodegradables.

#2 Evita comprar bolsas de plástico en el súper, lleva siempre encima una bolsa de tela

Las bolsas de plástico de los supermercados: el otro gran enemigo del mar. No son bolsas biodegradables y las que indican que sí lo son tampoco desaparecen al 100%, cosa que significan que acaban en el mar y, en la mayoría de los casos, en el estómago o cuerpos de los animales. Adicionalmente estas bolsas contienen cadmio, un metal tóxico que acaba flotando en el agua y en la atmósfera. Sólo con acostumbrarnos a llevar siempre encima una bolsa de tela, evitaremos que cientos de bolsas de plástico al año acaben en nuestros océanos.

#3 No uses maquillajes ni productos que experimenten con animales

Hay muchísimas formas de comprobar cuán nocivo es un producto sin necesidad de probarlo en animales. Además, las reacciones de los productos en animales son muy diferentes a las reacciones en las personas en muchísimos de los casos – con lo cual los resultados ni siquiera son concluyentes. Recientemente se han descubierto nuevas alternativas de testeo que ofrecen iguales o mejores resultados, y que pretenden acabar con estas prácticas en los laboratorios.

Así que, si quieres aportar tu (gran) granito de arena en este aspecto, busca productos en los que aparezca la imagen del conejito (icono imprimido en productos no testados en animales) o con información explícita sobre el no testeo en criaturas vivas.

Otro pequeño consejo relacionado con el tema: si eres estudiante y te obligan a practicar vivisección o tests diversos en animales, estás en tu derecho de protestar y decir que no quieres hacerlo.

#4 Colabora con tu perrera o gatera más cercana

Una mínima donación económica a un refugio de perros y gatos de nuestra elección, sea única o periódica, será una gran alternativa para ayudar en caso de que no podamos o queramos adoptar o acoger a mascotas abandonadas en nuestro hogar.

Muchas de estas pequeñas donaciones ya marcan una gran diferencia por sí mismas, ya que pueden ir destinadas a pagar esterilización o vacunas de los peluditos que vivan en el refugio. Esto tiene dos consecuencias directas extremadamente positivas: primero, se evita que nazcan más animales de forma no controlada, que potencialmente puedan acabar en la calle o en refugios, sin una familia. Segundo, se evita la difusión de enfermedades y virus diversos entre los animales del refugio.

#5 ADAPTA TU PATIO O JARDÍN: CONVIÉRTELO EN UN APOYO PARA LA FLORA Y LA FAUNA LOCAL

Salvar a las especies en peligro de extinción es un problema mucho más próximo a nosotros de lo que creemos y, aunque a lo mejor no lo sepamos por falta de información, pueden haber muchas especies locales que necesiten nuestra ayuda. Aves, insectos, pequeños mamíferos que vivan en nuestra región… uno de los problemas que amenazan a las especies locales de un ecosistema es la presencia de plantas invasoras, cuyas plantaciones acaban atrayendo a otras especies no típicas de la zona que alteran el ecosistema. Si al plantar elegimos flores y plantas nativas, atraerán aves, mariposas y otros insectos cuya interacción acabará favoreciendo la fauna local. También, si nos apetece, podemos colocar comederos especiales para aves nativas de la región.

#6 EL MÁS IMPORTANTE: INFÓRMATE E INFORMA A TUS AMIGOS Y CONOCIDOS

De todas las pequeñas acciones que tengan que ver con proteger la vida que nos rodea, de las más importantes es saber informarse bien y hacer correr la información. Hazte escuchar, lee, conciénciate sobre los diversos problemas y soluciones y empápate de conocimientos útiles. Habla sobre las especies en peligros de extinción que habitan cerca de ti y sobre cómo salvar a los animales con tus amigos y conocidos. Anímales a usas bolsas de tela, ayuda a las personas a ver y entender mejor el panorama y explícales, siempre de forma amigable, cómo la pérdida de especies nos acabará afectando a nosotros también.

Como podéis ver, no son prácticas complicadas ni requieren de grandes esfuerzos. Incorporad estas pequeñas costumbres a vuestro día a día y generaréis un cambio mucho más grande del que imagináis. ¡Muchos animales os lo agradecerán!

Fuentes: Arbolesymedioambiente.es, WikiHow, NationalGeographic.es, Perrocontento.com, ElPaís.com