Un estudió post-mórtem encontró los restos de plástico en los cadáveres de trece ballenas

Una vez más nos encontramos con un ejemplo de las terribles consecuencias de lanzar restos y basura al mar. El estudio forense llevado a cabo en trece ballenas tipo cachalote reveló que, sin duda alguna, todo el plástico y material nocivo que descartamos acaba perdido en el océano y, lo que es peor, en los estómagos de las criaturas marinas.

Las ballenas fueron encontradas en Alemania en la costa de Schleswig-Holstein. Los restos encontrados en su sistema digestivo incluían una red de pesca de 13 metros y un enorme trozo de pieza de coche de 70 centímetros, hecho de plástico. Esto causa directamente que las criaturas se mueran de hambre: los trozos de basura ocupan sus estómagos provocando una sensación de saciedad y, aparte, impiden que las criaturas puedan digerir los nutrientes de los pocos alimentos que ingieren.

Rob Deaville, jefe del CSIP (Cetacean Strandings Investigation Programme) declaraba que “nunca me he encontrado con una situación así en 20 años de profesión”. En este caso, las criaturas acabaron varadas en la costa siguiendo un rastro de comida y algo desorientadas a causa de una tormenta que tuvo lugar en el Atlántico norte. Todos los cachalotes eran machos de 10 a 15 años y fueron encontradas en un avanzado estado de inanición, pesando 15 toneladas cuando el peso normal es de 40 toneladas. El equipo forense reveló que una parada cardíaca la causa de la muerte.

Fuente: Telegraph.co.uk