Está claro que las celebridades siempre han sido y serán una influencia para sus seguidores y para las masas. También está claro que algunas aprovechan la oportunidad para abogar a favor del planeta y los animales, como es el caso de Leonardo DiCaprio… otras no son tan conscientes de ello.

Este último es el caso de Justin Bieber, que ha sido fotografiado posando junto a un tigre encadenado en una fiesta familiar en Toronto, Canadá. Después de que las imágenes se hiciesen públicas, la organización PETA (People for the Ethical Treatment of Animals) envió una carta abierta dirigida al mismo Bieber en la que apuntaban que el animal venía de un zoo en el que ya había sido maltratado por su cuidador y en la que recordaban lo poco ético y peligroso que es tener a animales salvajes encadenados. Además de estar deprimidos, recordaba PETA, un animal encadenado vive bajo un estrés máximo y, por supuesto, la interacción con ellos no es segura.

La misma vicepresidenta de PETA en Estados Unidos, Lisa Lange, comentaba esto al respecto:

“Justin Bieber ha tenido suerte de que el tigre no se le haya tirado encima. Los tigres usados para este tipo de actividades turístico – fotográficas son separados de sus madres cuando son bebés, y en Bowmanville Zoo concretamente encontramos al cuidador dándole latigazos a un tigre más de 17 veces seguidas, incluso cuando el tigre estaba sumiso. Esto es por lo que PETA urge a todo el mundo a alejarse de este tipo de actividades y pide a Justin prometer que esta será la última vez que promueve este tipo de actividades abusivas”.

Según leemos, ésta no ha sido la primera vez que Bieber es protagonista de conflictos con grupos animalistas, ya que anteriormente se le había visto viajando junto a un mono capuchino de pocos meses, que no debería haber sido separado de su madre antes de tener un año, como mascota (cosa que también le dio muchos problemas al cruzas distintos países y aduanas).

Esperemos que, tras estos incidentes, Bieber reflexione un poco sobre el tema.

Fuente: Dailymail.co.uk