El ansia de dinero y poder material sigue siendo más poderosa que el deseo de proteger a la Tierra en muchos casos.

Esto es exactamente lo que está pasando en Borneo, Indonesia, donde una compañía maderera ha aprobado la construcción de una plantación para producir madera en medio de una selva tropical – una selva que, además de tener un valor incalculable de por sí, es el hogar de miles de orangutanes. El área explotada incluye 57.000 hectáreas del bosque de Sungai Putri.

El ministro de Medio Ambiente en Indonesia, Siti Nurbaya, activó una orden en Marzo en la que se prohibía proceder con toda acción relacionada con plantaciones y explotaciones en la tierra. Pese a esto, diversos activistas capturaron multitud de vídeos con drones en los que se observaba a la empresa construyendo canales de drenaje y plantando semillas.

Por si lo anterior no fuese suficiente, dicha plantación también entra en conflicto con una orden del gobierno central, aprobada desde 2015, en la que se prohíben construir canales de drenaje en zonas pantanosas. El motivo: instalar drenajes en estas zonas las hace mucho más secas y favorece que se extiendan más rápido los incendios – de hecho, la última vez que hubo un incendio en la región las pérdidas fueron de 16 millones de dólares a causa de fuegos que se extendieron hasta 2.6 millones de hectáreas.

Por ahora, las leyes del gobierno central siguen entrando en conflicto con las normas aprobadas por el gobierno provincial, así que la compañía maderera podrá continuar construyendo la plantación sin que nadie les detenga. Y mientras, seguirán muriendo cientos de orangutanes sin que nadie pueda hacer nada para detenerlo.

Fuente: Dailymail.co.uk