Según los expertos en el tema, ya hay un cálculo estimado en el que se espera que, para el año 2050, la cantidad de basura en el océano sea más grande que la cantidad de peces.

Hoy en día la humanidad sigue abocando un camión lleno de plástico al mar a cada minuto, y la situación parece empeorar en vez de mejorar. La producción de plástico sólo ha hecho que aumentar desde el 1964, acercándose poco a poco a este momento presente que se encuentra cerca de una catástrofe medioambiental. Si calculamos que la producción de plástico seguirá aumentando de manera descontrolada como hasta ahora, se espera que en 20 años el número de residuos se duplique o triplique al alcanzar el 2050.

Un grandísimo porcentaje del plástico que se genera hoy en día acaba en el océano y tan sólo un 5% se recicla con éxito. La parte sobrante tiende a ser quemada para ser usada como combustible fósil, tampoco muy buena noticia para el medio ambiente dada la polución que esta práctica genera. Pero siguiendo con el tema de los residuos en mares y océanos, toca sentarse y pensar con detenimiento que para el año 2050 la cantidad del plástico en nuestros mares superará a la cantidad de peces: serán una minoría.

El impacto medioambiental, nutricional e incluso estético de esto sería devastador. Ya no tendríamos mares limpios, el ecosistema marino dejará de ser un ecosistema funcional y, además, mucha gente seguirá consumiendo los peces pescados en esas aguas – cuando probablemente estén todos intoxicados por plásticos y sustancias varias. Este último punto viene a significar que todos los componentes cancerígenos del plástico (bisfenol A, PCBs, DDT, conocidos de provocar cáncer, infertilidad, daños en el hígado y un largo etcétera) acabarán en nuestros estómagos.

Es momento y tiempo de empezar no sólo a pensar qué podemos hacer, sino de hacerlo sin más. Informémonos, difundamos información, compremos productos que no estén envasados con plástico o enlatados, intentemos buscar empaquetados en materiales solubles, reciclemos con conciencia. A la Tierra se le acaba el tiempo y a nosotros también.

Fuente: WakeUpWorld.com