Un nuevo análisis centrado en el estado de los pájaros en Estados Unidos confirma que muchas especies están experimentando un claro declive.

El nuevo estudio no sólo nos describe qué amenazas potenciales existen para las diversas especies de aves del país, como el calentamiento global, sino que también enumera ciertos casos que demuestran que algunas de las poblaciones ya están seriamente afectadas. De acuerdo al estudio publicado hace unos días por la North American Bird Conservation Initiative, el estado actual es preocupante y confuso: por un lado, algunas especies han demostrado una pequeña recuperación, suficiente para ser borradas de la lista de especies en peligro, como por ejemplo el águila calva. Por otro lado, las 33 especies de aves hawaianas están o bien en peligro de extinción o apunto de estarlo.

En todos los casos estudiados se concluye que la actividad humana supone el impacto que más ha afectado a las poblaciones, no sólo a causa del calentamiento global sino también a causa de la introducción accidental de especies invasivas o a la pérdida física del hábitat. A pesar de todos los esfuerzos de los conservacionistas y por las medidas implementadas destinadas a restaurar el hábitat de las aves, dichas acciones no parecen ser suficiente: más y mayores medidas tendrán que implementarse, y rápido.

Para realizar dicho estudio se han clasificado las aves basándose en su hábitat (áridos, desiertos, bosques, humedales, océanos, etc.) y en cada hábitat el recuento ha sido negativo excepto en los humedales. En estos hábitats, donde los esfuerzos conservacionistas son enormes, la recuperación y repoblación ha sido más que positiva y las aves que allí habitan llevan creciendo en número desde 1968.

A pesar de esta pequeña luz al final del túnel las conclusiones son más que preocupantes, y esperamos que todo el mundo tome conciencia de ello en el país para que en el próximo año no aumente radicamente el número de especies animales extintas.

Fuente: News National Geographic