Pese a los esfuerzos internacionales por salvar la selva amazónica y sus regiones, sigue la actividad de las bandas ilegales de tala y de la misma forma siguen las medidas para prevenirla. Una de las últimas noticias significativas que nos ha llegado al respecto nos informa sobre la detención de una banda ilegal en Perú que centralizaba sus actividades en Ucuyali, una región interior del Amazonas.

En este caso las autoridades públicas de Ucuyali junto a la policía ambiental del lugar arrestó a 19 miembros de la banda que se dedicaban a la tala ilegal de árboles en Amazonas y que pertenecían a una mafia dedicada a estos fines. En dicha detención han sido confiscados dos camiones, un tráiler lleno de madera obtenida ilegalmente y unos 20.000 dólares de beneficios. A raíz de la detención también se ha descubierto que la misma banda planea desarrollar el mismo tipo de actividades en China, México y EEUU.

Dada la magnitud de las acciones de la banda y según los datos recogidos después de la detención, el grupo ha podido exportar unos 300 metros cúbicos de madera ilegal durante los últimos seis anyos. El objetivo principal de la tala ha sido el árbol Dipteryx micrantha, en el que viven diversas especies de águilas, guacamayos y tucanes.

Al margen del éxito de la detención, también vale la pena comentar que esta es la primera vez que Perú aplica leyes en contra de este tipo de crimen organizado: anteriormente, el 80% de la madera que se exportaba de Perú provenía de mafias ilegales, generando beneficios de hasta 109 millones de dólares. Sin duda esta detención en Ucayali supone una pequeña victoria y un signo de que Perú empieza a ponerse manos a la obra para paralizar la extracción y comercio de madera por vía ilegal y proteger la selva amazónica.

Fuente: Mongabay