Respondiendo a una demanda de diversos estados africanos como parte de una serie de medidas en contra de la caza furtiva de elefantes para recolectar marfil, Francia declaró hace pocos días que prohibirá la compra y venta de marfil en todo el territorio francés.

La ministra francesa de medio ambiente, Ségolène Royal, también espera que las medidas puedan adoptarse a nivel europeo como parte del plan para acabar con la caza furtiva de elefantes africanos. Joana Swabe, directora ejecutiva de la Humane Society International en Europa, comentaba lo siguiente al respecto:

“La HSI se alegra del compromiso de Ségolène Royal en lo que se refiere a luchar contra este tipo de crimen y a eliminar el comercio de marfil. Cada anyo los cazadores furtivos continúan con el negocio matando a más de 35.000 elefantes africanos en el proceso. Sus colmillos son convertidos en joyas para mercados de lujo mientras la población de elefantes se encuentra al borde de la extinción (…). Alabamos a la ministra por esta decisión e instamos a los otros líderes de la UE a implementar medidas similares para acabar con este comercio abominable”.

Tal y como Swabe apunta, es ahora el momento de que los líderes de la naciones se pongan de acuerdo para implementar dichas medidas preventivas. La situación es crítica y, además, el comercio ilegal de marfil lleva tiempo siendo relacionado con grupos sub-saharianos de crimen organizado, cuyos beneficios han alcanzado los 12,2 millones de dólares a través de dicho negocio. Sólo en 2013 fueron confiscadas más de 41 toneladas de marfil.

Gracias a la decisión de Royal, se suspenderá de inmediato cualquier actividad relacionada con la exportación y comercio de marfil crudo en Francia, se endurecerán las penalizaciones en todo lo que respecta a tráfico relacionado con especies amenazadas (elefantes, rinocerontes, tigres, maderas tropicales, etc.) y se reforzará la cooperación entre organizaciones y ministerios con el objetivo de mejorar la seguridad entre fronteras.

Fuente: HSI.org