Millones y millones de personas dependen de la pesca y de consumir pescado para sobrevivir, y es esta demanda la causa por la cual la pesca es una práctica cada vez menos sostenible. La industria de la pesca se relaciona cada vez más con trabajos apenas pagados y con extinción de ciertas especies debido a la falta de control y regulación de dichas actividades – a día de hoy, algunas especies han perdido hasta el 90% de sus individuos.

La buena noticia es que, mirando la parte positiva, la tecnología y el impulso cada vez más global por hacer del mundo un hábitat más sostenible son los grandes motores para ponerle un freno a esta situación. Un buen ejemplo de ello es Global Fishing Watch, una iniciativa en fase beta publicada hace pocos días que pretende mejorar el control y la monitorización de las actividades de pesca en todo el mundo.

Además, su misión principal es hacer transparente esta información, accesible para todo aquel que quiera consultarla. Individuos, científicos, gobiernos, industrias, investigadores… todos tendrán acceso a la información que recojan los satélites y de forma completamente gratuita. Hablamos de la primera vista global que monitoriza este tipo de prácticas, en las que actualmente se recogen los datos de más de 200.000 botes de pesca a través de un sistema de identificación recogido por satélites. A su vez, estos satélites envían los datos a miles de repetidores en la tierra, que nos permiten visualizar los datos a través de la web.

Además del mencionado sistema de identificación, la plataforma cuenta con un sistema de clasificación que especifica el tipo de barco y su equipamiento y que informa si está pescando en ese momento basándose en su ruta de navegación y en los patrones de ésta.

Un perfecto ejemplo de cómo la tecnología puede llevarnos hacia un mundo más sostenible y ecológico. Podéis probar Global Fishing Watch y acceder a los datos que recoge haciendo clic aquí.

Fuente: Maps.Googleblog.com