¿Sabíais que las hormigas cuentan con un sofisticado sistema de navegación que las convierte en las guías perfectas?

Incluso habiendo viajado durante kilómetros, las hormigas pueden encontrar el camino a casa incluso caminando de espaldas, según nos explican los científicos. Aunque ya se sabía que estos animales cuentan con una excelente orientación, se ha llevado a cabo un estudio con los hormigas del desierto que volvían a casa en grupo y cargadas con trozos de galleta.

Los resultados, publicados esta semana en la revista científica Current Biology, muestran que las hormigas que cargaban los trozos de galleta más pequeños caminaban hacia adelante sin prisa pero sin pausa, mientras que las que arrastraban los trozos de galleta más grandes caminaban hacia atrás, encontrando su camino de igual forma. Adicionalmente, este último grupo descansaba a ratos, no sólo para reponerse sino también para reorientarse y asegurarse de que el camino a casa es el correcto observando la posición del Sol como referencia.

Esto ha llevado a los científicos a dos conclusiones: primera, que la capacidad de los insectos para reconocer el medio ambiente y entender los alrededores es muy superior a lo que se pensaba. Segunda, que esto nos da nuevas herramientas para poder entender mejor la función cerebral y así poder construir robots más capaces y perfeccionados que puedan copiar este tipo de funciones utilizando recursos mínimos – teniendo en cuenta que el cerebro de una hormiga es capaz de orientarse a la perfección y tiene el tamaño de la punta de un alfiler.

Increíble, ¿no os parece?

Fuentes: Seeker.com