El pingüino, llamado Dimdim, visita la costa brasileña cada año desde 2011, sólo para visitar y pasar unos meses con su amigo y salvador.

Seguro que en muchas ocasiones habéis leído increíbles historias acerca de amistades que surgen entre animales y humanos. En este caso, la historia de este pingüino y este pescador brasileño nos ha robado el corazón.

Un pescador de 71 años llamado Joao Pereira de Souza encontró a un pingüino sudafricano en la playa, malherido, cubierto de aceite, casi al borde de la muerte. De Souza no se lo pensó dos veces, y durante meses le limpió, alimentó y proporcionó todo el cuidado necesario hasta que el animal se recuperó completamente después de 11 meses.

El pingüino, llamado Dimdim, visita desde entonces la costa brasileña cada año desde 2011, sin falta y sólo para visitar y pasar unos meses con su amigo y salvador. El animalito no deja que nadie le toque salvo Joao y al verle mueve la cola en señal de felicidad, además de pedir mimos y relajarse en su regazo.

Que la amistad entre Joao y Dimdim dure muchos años más.

Fuente: Viralcozy