Las espectaculares y únicas medusas del lago de agua salada de Palau han empezado a desaparecer.

Nadar con las doradas medusas del lago de Palau ha sido y es el sueño de muchos viajeros y aventureros, pero ahora, según los científicos, la supervivencia de la especie está amenazada. Dichas medusas, al nacer, viven pegadas al fondo del lago antes de convertirse en adultos nadadores libres, pero las actuales condiciones del las aguas pueden poner en riesgo a las siguientes generaciones de medusas, principalmente debido al cambio climático.

Este área de Palau acoge diversos lagos conocidos por su amplia biodiversidad y barreras de coral, además de sus propias especies de medusas en algunos casos. El mencionado lago de medusas en la isla de Eil Malk es actualmente considerado patrimonio de la humanidad.

La primera señal que indicó que algo estaba pasando en el lago de Palau fue revelada en Marzo, cuando se confirmó que la población de medusas había pasado de una media 8.000.000 a 600.000 individuos restantes. Desde entonces la población está al margen de la extinción. Incluso los turistas y buceadores han reportado la falta de medusas adultas en al lago en estas últimas semanas.

Sobre la causa y el porqué: lo cierto es que los científicos no han confirmado una causa única sobre esta desaparición tan extrema, pero lo que sí se sabe es que el fenómeno meteorológico El Niño ha jugado un papel importante ya que ha sobrecalentado la temperatura del agua. Además, las lluvias de estos últimos meses en la región han sido las más bajas en 65 años, provocando que las aguas del lago no se renueven y estén más saladas que nunca. Este alto nivel de salinidad debido a la falta de lluvia es una situación más que inusual y fatal para muchas especies, y añadiendo que muchos animales marinos están muriendo debido a la sobrepesca y la polución, especies como las mencionadas medusas se enfrentan a una situación crítica.

Por ahora no se sabe si las migraciones de medusas continuarán en la región o si la población volverá a recuperarse. Esperamos lo mejor para Palau y su regeneración.

Fuente: News National Geographic