Quien haya estado pendiente de los posts virales que corren por Internet estas últimas horas haya visto posiblemente las fotografías de dos leones macho apareándose y haciéndose arrumacos, en definitiva, convirtiéndose en la sensación online del momento.

Las fotos pronto aparecían en multitud de canales y abrían de nuevo discusiones sobre la naturalidad de la homosexualidad entre animales – ámbito en el que, por cierto, las relaciones entre miembros del mismo sexo se dan alguna vez que otra y el tema no es tan tabú como entre los humanos. Aunque desde luego el fenómeno parecía interesante, el National Geographic nos aclara que uno de los leones de la pareja es en efecto una leona con melena, un tipo de león visto en Botswana con frecuencia.

En las fotografías los animales aparecían frotándose la cabeza el uno contra el otro, además de apareándose poco después. Estas leonas con melena pueden son portadoras de un gen que hace que se desarrolle una melena aún siendo hembras, y parece que muchas de las leonas hembras en Botswana son portadoras de este gen. Otra opción es que durante el embarazo y la gestación de las leonas se dé un problema de diferenciación de hormonas, naciendo la leona con más testosterona de lo que debería tener y desarrollando así la melena.

Aquí os dejamos algunas fotos de la pareja:

Fuente: National Geographic