Hace unos días que las autoridades de Dorchester County, en Carolina del Sur, decidieron aprobar la difusión de un insecticida en los campos de la región con el objetivo de poder evitar la llegada de los mosquitos infectados de Zika. Sin esperarlo, la consecuencia resultó ser la muerte de millones de abejas en la zona – precisamente ahora, cuando más medidas se están implementando para protegerlas.

El pesticida en cuestión que se esparció fue Naled, un spray que contiene sustancias para matar mosquitos. En otras ocasiones se había difundido la sustancia a través de camiones. La urgencia por no contraer el Zika movió a las autoridades de Carolina del Sur a difundir el Naled en forma de spray por vía aérea para acelerar su efecto, cosa que, como era de esperar, mató a las miles y miles y miles (y millones) abejas casi al instante.

En la primera tirada en la que se difundió el spray más de 40 colmenas fueron destruidas y en ellas murieron más de 2 millones de abejas. Muchos residentes de la zona describen que la sensación al ver estos restos ha sido “como visitar un cementerio, sentimos mucha tristeza“.

También hay que tener en cuenta el impacto que esto ha supuesto para los apicultores. Todavía no se ha confirmado si éstos recibirán algún tipo de compensación, lo que sí están moviendo muchos ciudadanos es la aprobación de una petición en change.org para parar con la difusión del spray a efectos inmediatos.

Muy inoportuna e impulsiva nos parece esta acción que pone en peligro una de las especies de animales más importantes para nuestro planeta. Os dejamos aquí por último un artículo que ya escribimos en Animalia Noticias en el que describíamos cuatro razones por las que debemos proteger a las abejas… ¡parece que más de uno necesita que le refresquen la memoria!

Fuente: Gizmodo