EL PROBLEMA: VISIÓN GENERAL

El cautiverio de ballenas asesinas en parques de entretenimiento es desde hace mucho tiempo un tema muy controvertido, en especial estos últimos años gracias al documental Blackfish publicado en 2013. Aunque dicho documental sacó este tema a la luz cuando la orca Tilikum asesinó a una entrenadora en SeaWorld Orlando, la cautividad de orcas y su “uso” como parte del show en diversos parques ha sido una práctica más que común desde hace décadas. Y, lamentablemente, hay unos cuantos ejemplos documentados de terribles accidentes y situaciones que desembocan en orcas deprimidas y traumatizadas, animales heridos o, incluso, pérdida de vidas humanas.

Muchos estaréis de acuerdo con esta afirmación: guardar a animales en cajas minúsculas sólo para poder llevar a cabo un espectáculo no parece una práctica demasiado ética ni natural. No es sostenible, no es bueno para los animales, no es seguro para los humanos y, por mucho que lo intenten, los cuidadores y veterinarios no pueden ofrecerle las condiciones y atenciones que un animal de este tipo necesita.

MÁS DE 100 DE ACCIDENTES DOCUMENTADOS

Básicamente, y para ilustrar mejor lo que hemos escrito más arriba, esto es a grandes rasgos lo que la cautividad les provoca a las ballenas asesinas y cómo afecta a los humanos que las rodean:

1970: la orca Hyak 2 golpea a un entrenador y le rompe la pierna con un golpe de cola en el Vancouver Aquarium.

1971: la orca Nepo arrastra al entrenador Dave Worcester hacia al fondo de la piscina en Marine World California.

1971: en Miami Seaquarium la orca Hugo muerde el brazo de su entrenador, dejándole una cicatriz de por vida.

1978: en Marineland, EEUU, la orca llamada Orky 2 agarró a una entrenadora y la llevó al fondo de la piscina manteniéndola allí durante cuatro minutos y casi provocándole la muerte.

1987: la entrenadora Joanne Webber sufre una fractura del cuello provocado por la orca Kandu 5.

1991: en el parque Sealand of the Pacific las orcas Haida 2, Nootka 4 y Tilikum asesinan y ahogan a la entrenadora Keltie Byrne.

1999: en SeaWorld Florida, un cadáver de un joven de 27 años es encontrado en el tanque de la orca Tilikum lleno de moratones y heridas y con signos de ahogamiento.

2009: en Loro Parque, Tenerife, el entrenador Alexis Martínez es violentamente asesinado por la orca Keto, sin que los otros siete entrenadores pudiesen hacer nada para evitarlo.

2010: la orca Tilikum asesina a golpes a su entrenadora Dawn Brancheau en SeaWorld Florida.

Como éstos, 151 casos documentados.

La situación hoy en día

Investigando un poco, nos hemos topado con un foro de preguntas y respuestas administrado por SeaWorld en el que comentan cosas como ésta respecto a Tilikum y el cautiverio de ballenas asesinas:

Tilikum no nació en SeaWorld, y sólo podemos hablar sobre los cuidados de Tilikum desde que está con nosotros. Como todas las orcas en SeaWorld, Tilikum está sana y ha recibido atención veterinaria de primera clase desde que está aquí. De hecho, de acuerdo con la asociación de Zoos y Acuarios, SeaWorld alcanza o excede los más altos estándares en lo que a cuidados animales se refiere, igual o mejor que cualquier organización zoológica en el mundo.


 

La verdad es que nadie duda de la buena educación y eficiencia de los veterinarios de SeaWorld. Aún así, en este caso seguimos hablando de una ballena de 7 metros y 5 toneladas de peso que fue capturada cuando tuvo dos años y que vive en una piscina de pocos metros, algo así como si nosotros estuviéramos atrapados en un piso de 30 m2 toda la vida. Recientemente algunos vídeos y reportajes han documentado a Tilikum flotando sin movimiento alguno durante horas, un comportamiento nunca visto en orcas viviendo en un hábitat natural.

La situación es la siguiente: terribles accidentes han occurido y volverán a ocurrir si no hacemos nada para detener esto. Incluso teniendo en cuenta toda la información anterior, seguimos viendo que no hay ningún tipo de intención de prohibir estos shows y prácticas de una vez por todas.

Por supuesto, siendo optimista, se puede afirmar que la situación ha mejorado mucho comparado con la que se vivía en los 60 o 70: Internet difunde información accesible para casi todo el mundo y la conciencia global es mucho mayor. Aún así, poco ha cambiado en SeaWorld desde el accidente de 2010.

QUÉ PODEMOS HACER PARA DETENER ESTO?

Hay varias peticiones que podéis firmar y en las que os podéis informar más. En esta plataforma podéis firmar para que se rehabilite y libere a la orca Tilikum, esta petición pide que se acabe con el programa de cría de orcas en cautividad, incluso podéis contactar con SeaWorld directamente para expresar vuestra opinión.

Último pero no menos importante, no os olvidéis de seguir informándoos y de seguir tomando conciencia sobre el tema. Puedes dejarnos tus pensamientos y opinión en la sección de comentarios.

Fuentes: OneGreenPlanet, Whales.org, SeaWorldofHurt.com
Imagen: FreeImages.com/Bekki Putinski