El CRAM se encarga de proteger a la biodiversidad marina y cuenta con varios métodos para cuidar de sus pacientes

Clínica (del griego, klyne = cama o lecho). Cuando un paciente presenta una “clínica” nos referimos al conjunto de enseñanzas recogido en inmediato contacto con el enfermo (¡aunque no todas se obtengan cuando el paciente está en la cama!). A partir de estos datos y de su estudio, se suele dar un diagnóstico y con éste, a su vez, en base a la experiencia y a las particularidades de cada caso, podremos hacer un pronóstico (prognosis) e instituir una terapéutica con el objetivo de mejorar la salud del paciente y que éste pueda recuperar su actividad. ¿Qué pasa cuando el hábitat natural de los paciente es el agua?

El Centro de Recuperación de Animales Marinos (Barcelona, España) se creó en 1994 y tuvo su origen en una epidemia vírica que provocó la muerte de centenares de delfines listados (Stenella Coeruleoalba) en las costas de Cataluña. El CRAM se encarga de la “protección de la biodiversidad marina frente amenazas globales, a través de acciones locales”. Para ello, se basan en distintas líneas de acción, una de las cuales engloba un completo tratamiento veterinario que incluye rescate, medicina y cirugía, si es que ésta es necesaria. ¡Un hospital para animales marinos!

Pese a reconocer en su propia web que los conocimientos en materia de cirugía marina son aún muy reducidos en comparación con los que tenemos sobre cirugía de animales terrestres, son varios los casos de éxito que atesoran. Desde la extracción de anzuelos vía oral y tratamientos de traumatismos craneales en tortugas hasta el cuidado de cetáceos, pasando por las aves y los pinnípedos (lo que comúnmente conocemos como “focas”).

Para este propósito, cuentan con equipos de radiodiagnóstico (con Radiografía convencional, Tomografía Computarizada y ecografía), equipo de análisis hematológico y bioquímico así como para análisis de biopsias. Estos equipos y otros equipos sin duda van a proporcionar datos clave para poder realizar un correcto tratamiento médico o médico-quirúrgico de los pacientes.

Además, otras actividades interesantes que afianzan su misión, visión y valores son la investigación y conservación, la educación y la formación (entre otras cosas, imparten cursos y ofrecen visitas guiadas de fin de semana así como talleres para escuelas).

En su página web se puede colaborar con la entidad a través de varias iniciativas (hacerse amigo del centro, apadrinar a una tortuga, hacer una donación desde 1€…).

¿Has pensado ya un nombre para la próxima tortuga?