El co-fundador de Microsoft, Paul Allen, planea cubrir 233.098km² de terreno africano con diversos sensores inteligentes y drones con el objetivo de proteger a la fauna salvaje que habita en dichas áreas.

Bajo el nombre de DAS (Domain Awareness System), el proyecto se fundara a través de Vulcan, la compañía de Allen, y una vez llevado a cabo se convertirá en la campaña tecnológica dedicada a la conservación de especies más grande y relevante hasta la fecha. El DAS se concentrará en poder ofrecer un sistema de control para que los guardabosques puedan controlar la presencia de cazadores furtivos y de especies en peligro de manera efectiva, desde Kenya hasta Tanzania. Se espera que, a través del seguimiento de los animales, sea posible predecir futuros ataques de cazadores.

El concepto del sistema es simple, pero la ejecución no será tan sencilla como lo es la idea inicial. Hasta ahora, los guardabosques locales controlaban la actividad ilegal cargados de mucha paciencia, recorriendo grandes extensiones de terreno a pie y pasando la noche rodeando a manadas de elefantes y rinocerontes. Disponer de un DAS que pueda controlar aquellas áreas incontrolables e inaccesibles para los guardabosques cambiará las reglas del juego. Se monitorizará cualquier movimiento a través de radios, sensores ambientales, cámaras trampa y satélites, mientras los datos se envían a un sistema que centralizará toda la información y que a su vez proyectará los datos en un mapa dedicado a identificar zonas de riesgo.

El DAS lleva en periodo de prueba desde Octubre de 2016. Aunque hacen falta unos tres o cuatro años más para poder medir la efectividad de los datos de forma más precisa, los resultados analizados hasta ahora prometen: un grupo de guardabosques fue capaz de interceptar a cazadores furtivos en dos ocasiones gracias a los datos recibidos por el sistema.

Allen y los guardabosques africanos parecen un equipo formidable, y el co-fundador de Microsoft se muestra feliz viendo como evoluciona el proyecto. En sus propias palabras, comentaba que “he pasado tiempo con estos guardabosques, y se lo difícil que puede ser su trabajo. Poder ayudarles con este tipo de herramienta para poder defender a las especies amenazas es increíblemente satisfactorio”.

Fuente: Wwwhatsnew.com, Bloomberg.com