Pese a lo populares que son los tigres y lo icónicos que son los miembros de esta especie, la realidad es que a día de hoy quedan menos de 3.500. Las principales causas son los constantes cambios en su hábitat provocados por la agricultura no sostenible, la tala de árboles y la construcción de infraestructuras que les dejan sin casa, concretamente, con el 90% menos de su terreno original.

Aún así, todavía encontramos un poco de luz a final del túnel: a día de hoy los esfuerzos que se están llevando a cabo para conservar y vigilar el hábitat restante del tigre son enormes y pueden seguir avanzando gracias a herramientas como el Global Forest Watch y sus satélites. Los científicos e investigadores llevan analizando los datos proporcionados por esta herramienta desde hace más de 10 años, monitorizando los 76 hábitats de la especie que hay repartidos por el mundo. El análisis y la constante monitorización de los datos nos han dado alguna sorpresa que otra: por ejemplo, hemos descubierto que en India y Nepal el impacto no es tan crítico como se imaginaba gracias a múltiples proyectos de conservación, que han permitido que la población de tigres crezca un 31% y 61% respectivamente.

mapa tigres

Captura del mapa de la Global Forest Watch

El estudio ha permitido no sólo monitorizar qué regiones se encuentran en estado más crítico, sino también proteger aquellos puntos de terreno clave que actúan como “pasillos” por los que las poblaciones de tigre pueden pasar, dispersarse e interactuar – la pérdida de terreno en estas áreas es especialmente peligrosa, como en el caso de la región de Khata en Nepal. Concretamente en esta región la recuperación de terreno ha sido positiva gracias a un programa local de protección forestal y a la presencia de patrullas anti caza furtiva. Por otro lado no en todos los casos el crecimiento es positivo: en el mismo Nepal, el pasaje de Basanta ha perdido tanto terreno natural que los tigres ya no pueden vivir en él ni utilizarlo como pasaje de una región a otra.

Aunque muchos de los datos desaniman bastante, hay muchos números positivos y mucho que se puede ganar siempre que se siga un plan bien ejecutado. Dichos planes y esfuerzos serán en gran parte diseñados en base a los datos que se observen en el Global Forest Watch, un genial ejemplo de tecnología que puede ser de vital importancia en este caso. Podéis hacer click en este enlace para ver el mapa al completo.

Fuente: GlobalForestWatch