Unos meses después de anunciar su intención de no continuar con el programa de cría de orcas en cautividad, la empresa SeaWorld Entertainment, Inc. ha publicado los resultados financieros del primer cuarto de 2016. No es mucha sorpresa que tras dicho anuncio se hayan confirmado pérdidas de hasta 84 millones de dólares, casi el doble comparando estos números con los resultados de 2015 (que fueron de 43 millones). Como causa directa de estas cifras, también se ha reportado que la venta de pases de temporada en SeaWorld Orlando ha descendido radicalmente.

El mismo presidente y CEO de SeaWorld comenta que “nuestro anuncio de Marzo sobre finalizar con la cría de orcas y transicionar nuestros shows hacia encuentros más naturales con orcas, junto a nuestro trato con la Humane Society de los Estados Unidos, han sido decisiones transformacionales y esperamos que contribuyan a un buen avance del rendimiento pasado algún tiempo, cuando los consumidores y clientes empiecen a reconocer nuestro empeño en ofrecerles experiencias inolvidables”.

A pesar de mantenerse lo anunciado y de comprobarse que una industria así llama cada vez menos la atención, seguimos con un sabor agridulce respecto al tema. Se sigue denegando un retiro digno para las orcas de SeaWorld, que tendrán que quedarse en cautiverio hasta que mueran pese a quedar comprobado y claro que las orcas son unos animales con unas necesidades muy complejas y que, como cualquier otro ser vivo, necesitan libertad y estar en su entorno.

Quedan muchísimos puntos por aclarar y confirmar respecto a la decision que tomó SeaWorld relacionada con su modelo de negocio: si de verdad han pensado y meditado sobre este tema, reconocerán que cualesquiera que fuesen sus técnicas de mantener a orcas y delfines en cautividad, éstas han sido un experimento totalmente fallido.

Por ahora el reconocimiento público de que SeaWorld llevaba a cabo un modelo de negocio no viable sigue siendo una buena noticia para muchos de nosotros, pero especialmente para los cientos y cientos de delfines y orcas cautivos en parques acuáticos.

Fuente: Dolphinproject.org