La cantidad de basura y sustancias tóxicas que llegan al mar es conocida por todos, y factores como la acidificación de las aguas o los métodos de pesca agresivos y no controlados no ayudan. El resultado: mares y océanos cada vez más sucios y contaminados.

Por ello son muchos los animales marinos los que sufren y mueren a causa de la toxicidad de las aguas o por quedarse atrapados en restos de basura. En este caso hablaremos de las ballenas y de cómo un nuevo tipo de dron se va a encargar de recoger sus mucosidades en el aire, con el objetivo de analizar y entender mejor cuánto les afecta la contaminación acuática. Esta técnica permitirá coger una buena cantidad de muestras sin miedo a molestar a las ballenas en su ambiente natural, ya que no es nada invasiva.

Los responsables de la iniciativa han sido los científicos de la Ocean Alliance quien, trabajando junto a expertos en robótica, han creado un drone especialmente diseñado para volar por encima de las ballenas y recoger la sustancia que exhalan a través de sus espiráculos. La sustancia es gelatinosa y mucosa, por ello han decidido que los drones se llamarán “SnotBots” (inglés para “MocoRobots”). El dron dispone de cápsulas de petri para poder llevar las muestras al laboratorio sin riesgo de contaminación y también viaja equipado con una cámara que permitirá estudiar los movimientos y el comportamiento de las ballenas al mismo tiempo.

A través del análisis de dicha sustancia se podrá obtener muchísima información sobre las ballenas y lo que les está ocurriendo, sobretodo en relación a su metabolismo, a sus hormonas y a los microbios presentes en su sistema. Os dejamos con un vídeo que muestra cómo el robot captura las muestras y las entrega al equipo de científicos listas para ser procesadas y analizadas:

Fuente: recode.net