Una de las mayores ventajas de ver cómo la tecnología avanza y avanza sin parar es el poder contar con las distintas aplicaciones de ésta a la hora de proteger a la naturaleza y a los animales.

Leemos en Wwwhatsnew un interesante artículo que trata, precisamente, sobre cómo la tecnología y la ciencia cuentan con algunas aplicaciones dedicadas a proteger a una de las especies animales más amenazadas y explotadas del mundo: el rinoceronte.

En primer lugar existen diversas empresas en el mundo (Ceratotech, Rhinoceros Horn, etc.) cuyo trabajo se basa en replicar genéticamente material de cuernos de rinoceronte utilizando queratina sintética, creando así una alternativa infinitamente más sostenible y económica que, esperemos, podría acabar con la persecución y amputación de los miembros de la especie.

Segundo, cada vez son más los avances relacionados con la clonación a través de células madre. En la actualidad se está intentando utilizar células madre de rinoceronte blanco evitar la extinción de la especie, con la intención de poner en práctica con éxito la fecundación in vitro y poder así implantar el embrión en otro rinoceronte.

Otro proyecto bastante curioso que tuvo lugar en la ONG Protect se basa en colocar cámaras en los cuernos de varios rinocerontes con el objetivo de controlar mediante vídeo la actividad de los cazadores furtivos, junto a un collar GPS y un monitor cardíaco que activa una alarma anti-cazadores. La idea de aprovechar las ventajas del GPS ha sido puesta en práctica por otras empresas como Snitch, que se dedica a crear modelos de datos para controlar el movimiento de rinocerontes y cazadores, monitorizando también vía imágenes por satélite.

Puede que todo esto nos ayude a ver un poco de luz al final del túnel, teniendo en cuenta que el rinoceronte negro fue declarado extinto hace pocos años y que hoy en día tan sólo quedan 29.000 rinocerontes en el planeta. Aún así, va a hacer falta un esfuerzo gigantesco para detener a los cazadores furtivos ya que el cuerno de rinoceronte, a día de hoy, sigue siendo considerado un lujo más caro que el oro.

Fuente: Wwwhatsnew.com