Después de una denuncia que expuso varios casos de maltrato animal en tres establecimientos, el ministerio francés ha decidido llevar a cabo una inspección en los 260 mataderos del país

También se llevará a cabo una investigación exhaustiva que aclare los hechos y las posibles causas. A pesar de disponer del certificado Ecocert que soporta la agricultura biológica, en dichos mataderos se grabaron imágenes de crueldad extrema hacia terneros recién nacidos o vacas desangrándose mientras aún estaban conscientes.

Por ahora uno de los mataderos investigados, el de Mauléon-Licharre, ha cerrado. El encargado se ha mostrado indignado y ha relacionado los hechos con el estrés que sufren los trabajadores, argumentando que en épocas como Pascua el objetivo es matar 15.000 corderos en pocos días. Como siempre, el problema reside en lo poco sostenibles que son estas prácticas, cosa que acaba afectado no sólo a los animales sino también al trabajador.

La ONG L214 denuncia que “los escándalos continúan y se parecen y los mataderos siguen infligiendo impunemente sufrimientos atroces a los animales con el silencio cómplice de las autoridades”. Por ello piden más transparencia de cara a los ciudadanos, inspecciones públicas regulares y permiso de acceso libre y sin previo aviso, además de instalación de cámaras que revisen el proceso.

Fuente: ElPeriodico