Se cumple una semana después de que Zimbabue anunciase que pretende aprobar la venta de animales salvajes con el objetivo de acumular recursos económicos, principalmente para recuperarse de los destrozos provocados por el fenómeno meteorológico El Niño.

Los animales a la venta en el anuncio provienen de al menos 10 parques nacionales en los que habitan diversas especies, como los leopardos, los búfalos o los elefantes. El Gobierno afirma que uno de los objetivos principales tras esta decisión es poder salvar a los animales de la sequía y poder encontrar una solución ante la imposibilidad de mantener a las criaturas por falta de recursos. Aún así, miembros de la Fuerza Especial para la Conservación afirman que no tienen tan claro que el dinero se destine a la recuperación de destrozos o a la conservación.

Centrándonos en un ejemplo más claro, sólamente el año pasado se exportaron 60 elefantes a China, uno de los países en los que los colmillos de marfil están más cotizados. Aunque los detalles y el precio de estas transacciones no quedaron muy claros, el ministro de Medio Ambiente del Zimbabue no cede ni a ser más transparente con las transacciones ni a parar la venta de animales, declarando que seguirá con la venta de dichas especies siempre que lo consideren oportuno con el objetivo de aliviar la presión financiera.

Evidentemente muchos activistas ya se han pronunciado en contra de esta acción, ya que se basa un planteamiento en el que los animales pueden venderse y comprarse en casos de crisis como si de materiales se tratasen. Adicionalmente, en muchas de las ventas no se asegura una mejor situación o un mejor trato para el animal, sino más bien todo lo contrario.

¿Qué pensáis sobre esta polémica? ¿Creéis que realmente este dinero irá destinado a dicha recuperación? ¿Creéis que incluso en ese caso la acción está justificada?

Fuente: izq.mx